ENGLISH
 

Achicando el Arco Descargue Aquí 

Para tapar sus autogoles el Ejecutivo seguiría los designios del consultor guatemalteco Julio Ligorría.

Sus clientes van desde candidatos y ex presidentes centroamericanos, a empresas como ENRON, JP Morgan, Microsoft y muchas más.

¿Cómo evitar los autogoles? Esa es la pregunta que semana tras semana se hacen los más cercanos colaboradores del presidente Alejandro Toledo. Y ahora más que antes, pues los niveles de aprobación a la gestión presidencial, según la última encuesta de Analistas y Consultores en Lima, amenazan con caer por debajo del 20%.

La preocupación no es nueva. Y hoy, algunos ya lo comienzan a llamar "IGV" (por lo del 18%), así que urgen respuestas.

Como se recuerda, el Ejecutivo convocó el año pasado al publicista Jorge Salmón. Luego a la pareja de consultores chilenos Halper y Brunner y en estos días recibió la asesoría del guatemalteco Julio Ligorría. La semana pasada Ligorría -y un equipo de colaboradores en el que destaca el venezolano Raúl Matos- llegó a Lima para reunirse nuevamente con el jefe de Estado. Esta vez sostuvieron largas sesiones con el equipo comunicacional de Toledo y con algunos de sus ministros.

Pero ¿qué es lo que vende este consultor como para haber capturado el interés del gobierno? Entre otras cosas, su página web (www.interimagelat.com) ofrece la respuesta. Dos servicios que Toledo y su gente parecen necesitar a gritos: márketing de gobierno y manejo de crisis.

Un dato adicional. En esa misma dirección electrónica Ligorría promociona como una de sus ventajas comparativas -paradojas de la política peruana- algo que le podría escarapelar el cuerpo al más fiel toledista: en el ítem "Alianzas estratégicas", este consultor se presenta como socio de "Sanchís & Asociados".

Forma presidenciales en salmuera.Derecha: RDC, el más entusiasta con traer a Ligorría.

Es decir, la empresa de José Luis Sanchis, el español que asesoró la millonaria campaña electoral de Alberto Fujimori en el 2000. Por cierto, Sanchís aún tiene mucho que contar a la justicia peruana acerca del dinero invertido en la re-reelección y de los operativos sicosociales -muchos de ellos contra Toledo- de esa elección.

Ah, vueltas que da la vida.

TIMONEL EN CRISIS

"Para Ligorría, gobernar es afrontar crisis permanentes", dice Giovanna Peñaflor, directora de Imasen y alguien que lo conoce.

"Ante un cuestionamiento o problema, el manejo de crisis se basa en el diseño de un mecanismo de respuesta, que en la política muchas veces falta porque antes no se ha sido gobierno. Cuando surge una crisis, lo peor es decidir en ese momento quién responde, qué va a decir, cómo lo va a decir y cuándo lo va a decir. Si se tiene un mecanismo preestablecido, éste se activa con cada crisis. No reina el desconcierto, como sucede cada vez que estalla una denuncia que involucra al gobierno".

Y añade, "Ligorría es un consultor reputado, muy reconocido. Pero aquí es como en la medicina: mucho depende del paciente y si éste no pone de su parte, descuida el tratamiento o desobedece al médico, no hay quién lo salve".

En algunos segmentos de Lima, Toledo ya está por debajo del 20% de aprobación. Preocupa.

Si bien Julio Ligorría se ha pasado un mes yendo y viniendo de Guatemala a Lima, algunas voces en Palacio dicen que todavía no ha sido contratado. Según éstas, el consultor habría realizado una completa exposición en power point y Toledo estaría meditando si da el siguiente paso. Sin duda pesa en ello la reacción que podría tener la opinión pública ante una consultoría que muchos pueden juzgar superflua.

Si bien el Primer Ministro Roberto Dañino admitió el sábado pasado la labor que venía desempeñando la gente de Ligorría, negó que éste haya sido contratado por la PCM. Luego admitió que tampoco podía desmentir su contratación.

Hasta el momento, quien se ha mostrado más entusiasta con su eventual fichaje ha sido el primer vicepresidente Raúl Diez Canseco. Según una primera versión fue Manuel Torrado, de Datum, quien lo habría recomendado. Otra versión apunta a que fue el cubano Carlos Alberto Montaner quien se lo recomendó a Fernando Olivera y éste, a su vez, jugó en pared con Diez Canseco.

Quienes lo conocen definen a Ligorría como un hombre acaudalado y muy bien relacionado. Entre sus clientes políticos figuran, además de candidatos y precandidatos centroamericanos, cancilleres de esa región, así como los presidentes de Guatemala y Nicaragua. Pronto se verá si puede o no enseñarle a Toledo a meter lo goles en el arco contrario.